Artesanos de viajes
desde 2002

Reserva

Kuzu-zangpo!

El aeropuerto de Paro, rodeado de montañas que superan los 5000 metros de altura, está reservado a unos poco pilotos expertos por las maniobras que exige el aterrizar en uno de los países más escondidos del mundo.Bután es un país rodeado de ocho miles. Los dzongs, templos budistas que se asemejan a fortalezas, decoran el espectacular paisaje. El más asombroso es sin duda el  Taktshang (nido del tigre), colgado en un acantilado de más de 700 metros de altura cerca de Paro. O Dochula, con sus 108 estupas y su templo en lo alto de una colina.Ancianos, niños… Todos disfrutan en familia de los Tsechus, fiestas religiosas que se celebran con bailes a los que todos acuden con sus coloridos trajes tradicionales. Los hombres con gho y las mujeres con kira.

El primer hotel se construyó en 1975 para alojar a los invitados  a la coronación del rey el primer coche llegó al país en 1999.  Es un paraiso protegido donde parece que el tiempo se detiene e invita a disfrutar de las cosas más sencillas.

Alejado del mundo, en un paraje sorprendente, hay algo mágico en Bután.Y es que no puede ser de otra manera: el Reino del dragón del trueno ha sido declarado el país con el mayor índice de felicidad del mundo.

website development by it advanced